Jurisprudencia

Serie de imágenes diferentes del Dr. Arturo Canga en su despacho

CÁNCER OCUPACIONAL POR ESTIRENO

Fecha: 19/02/2019

Todo el mundo conoce las planchas blancas de espuma de poliestireno. La espuma de poliestireno es un material ligero, con un 95 por ciento de aire y con buenas propiedades aislantes. Se utiliza en muchos tipos de productos, embalajes y utensilios de uso alimentario, acolchado o embalaje de protección para el transporte de aparatos electrónicos, y tiene también un importante uso en la construcción. Pues bien, las moléculas de estireno son los eslabones del poliestireno, una cadena química o polímero de unidades de estireno. Aunque emparentados químicamente, el estireno y el poliestireno son diferentes y tienen propiedades completamente distintas.

La molécula de estireno está formada por un anillo bencénico con un apéndice de etileno. Posee 8 átomos de carbono y 8 de hidrógeno. Es pues un hidrocarburo aromático o de arquitectura cíclica de fórmula C8H8. A temperatura ambiente es un líquido incoloro de aroma dulce que se evapora fácilmente. A menudo contiene otros productos químicos que le dan un aroma penetrante y desagradable. Durante más de 70 años el estireno se ha venido utilizando en la industria del plástico. El estireno no solo se polimeriza para producir plástico de poliestireno, sino también para producir el plástico ABS que se usa en los bloquecitos de los niños y el caucho SBR que se usa para fabricar neumáticos, junto con muchas otras aplicaciones. En la industria del plástico también se ha utilizado el amianto, como prueban los casos de mesotelioma detectados. El cáncer de pulmón asociado a la industria del plástico quedaría justificado por el amianto, pero otros tipos cáncer como los desórdenes linfoproliferativos y leucemias podrían estar originados por el estireno.

La Agencia Internacional del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés), ha revisado 5 veces las evidencias científicas sobre el estireno como causa de cáncer y desde 2002 sigue clasificando a este agente químico dentro del grupo 2B (sospechoso de provocar cáncer pero sin evidencias epidemiológicas suficientes en humanos). Mientras la IARC no encuentra esas evidencias como suficientes, han seguido publicándose estudios que encuentran una elevación del riesgo de linfomas y leucemias en trabajadores expuestos al estireno. Intentando encontrar respuesta a la controversia, dos epidemiólogos americanos han publicado recientemente una revisión sistemática de la literatura científica escudriñando las investigaciones publicadas entre agosto de 2016 y junio de 2017. Los autores llegan a la conclusión de que son necesarios nuevos estudios epidemiológicos ya que no existen suficientes evidencias del papel carcinógeno del estireno en humanos para linfomas y leucemias (1). No obstante, con posterioridad a esta revisión se han publicado 2 importantes investigaciones que podrían cambiar las cosas.

Ambas investigaciones se han centrado en el seguimiento de más de 70.000 trabajadores de la industria danesa del plástico de 1968 a 2011, en los que se evaluó la exposición al estireno. Durante el seguimiento se detectaron 665 linfomas y leucemias pertenecientes a 21 tipos histológicos diferentes entre los que se encontraban asociados a la mayor exposición acumulada de estireno 3 entidades: leucemia mieloide aguda,  linfoma de Hodgkin y linfoma de células T. El riesgo de aparición de leucemia mieloide aguda en la cohorte fue más del doble de lo esperado, tras un periodo de latencia de 15 años (2). En esta misma cohorte se detectó un riesgo de adenocarcinoma nasosinusal 5 veces más de lo esperado, pero no se controló el efecto del polvo de madera que es un reconocido agente responsable de este tumor y los autores concluyen son necesarios más estudios (3). En este mismo sentido se pronuncian otros investigadores que han estudiado recientemente el riesgo de cáncer nasosinusal en trabajadores expuestos al estireno y no detectaron casos de adenocarcinoma (4).

En resumen, si hasta ahora no ha habido suficientes evidencias del papel causal del estireno en los tumores linfoproliferativos (1), el panorama podría cambiar en los próximos años a la luz de recientes y sólidas investigaciones epidemiológicas (2-3). Para el cáncer nasosinusal (4), y otros tipos de cáncer, la controversia es mayor. Aunque algunas investigaciones apuntaron en su día un posible mayor riesgo de cáncer de pulmón, recientes estudios experimentales parecen excluir en humanos el pulmón como organo diana de cáncer por estireno (5).

 REFERENCIAS

1.- Collins JJ, Delzell E. A systematic review of epidemiologic studies of styrene and cancer. Crit Rev Toxicol. 2018 Jul;48(6):443-470.
2.- Christensen MS, Vestergaard JM, d'Amore F, Gørløv JS, Toft G, Ramlau-Hansen CH, Stokholm ZA, Iversen IB, Nissen MS, Kolstad HA. Styrene Exposure and Risk of Lymphohematopoietic Malignancies in 73,036 Reinforced Plastics Workers. Epidemiology. 2018 May;29(3):342-351.
3.- Nissen MS, Stokholm ZA, Christensen MS, Schlünssen V, Vestergaard JM, Iversen IB, Kolstad HA. Sinonasal adenocarcinoma following styrene exposure in the reinforced plastics industry. Occup Environ Med. 2018 Jun;75(6):412-414.
4.- Harris EC, Walker-Bone K, Ntani G, Coggon D. Sinonasal cancer and exposure to styrene. Occup Environ Med. 2019 Jan;76(1):69.
5.- Cruzan G, Bus JS, Andersen ME, Carlson GP, Banton MI, Sarang SS, Waites R. Based on an analysis of mode of action, styrene-induced mouse lung tumors are not a human cancer concern. Regul Toxicol Pharmacol. 2018 Jun;95:17-28.


Fuente: jmsanz



Compartir en: